Caña a la caña

Los municipios que pertenecen al Consorci de La Ribera crearán un gran corredor verde de 75 km.

El Consorci de La Ribera y la Fundació Limne han anunciado la creación de un gran corredor verde entre Sumarcàrcer y el mar, centrado en la conservación y mejora del río Júcar a través de acciones de gestión y control de invasoras, recuperación de vegetación autóctona, retirada de material obstructivo, transformación de zonas de cultivo abandonadas como espacio fluvial y estabilización y retranqueo de márgenes.

Las acciones diseñadas para este gran corredor verde involucran una superficie de 124.358 m2 a lo largo de 75 km del río Júcar, a su paso por los municipios de Sumacàrcer, Antella, Gavarda, Alberic, Benimuslem, Alzira, Algemesí, Albalat de la Ribera, Polinyà de Xúquer, Sueca, Riola, Fortaleny y Cullera.

«Se trata de una apuesta estratégica para los municipios del Consorci que, además de combatir el riesgo de inundación y los efectos del cambio climático, se centrará en generar un uso público sostenible y sistemas de participación y gobernanza en los que se podrá involucrar a la ciudadanía»,

El proyecto presentado por el Consorci de La Ribera y Limne, denominado «Caña a la caña», ha sido beneficiado con 3.747.949,03 € en una convocatoria de ayudas, impulsada por la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), para la restauración de ecosistemas fluviales y la reducción del riesgo de inundación en los entornos urbanos, en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) financiado por la Unión Europea – NextGenerationEU.

La convocatoria, que recibió un total de 230 propuestas, ha seleccionado 37 proyectos, entre las que se encuentra «Caña a la caña», al presentar iniciativas que impulsan soluciones basadas en la naturaleza que, además de restaurar e incrementar la biodiversidad y los valores ambientales del Júcar, contribuyen significativamente a reducir los riesgos de inundación en sus tramos urbanos. Además, el proyecto se ocupa de sensibilizar a la población sobre la importancia de la restauración fluvial como herramienta para reducir el impacto de las inundaciones y de transferir el conocimiento adquirido a otros municipios con problemas similares, de modo que se multipliquen los beneficios de la iniciativa.

Ir al contenido